• Dom. Abr 14th, 2024

Crítica final de Ahsoka. La quintaesencia de Star Wars

Nadie lo preveía y tampoco nadie nos preparó tras la desazón que sentimos al finalizar la serie de Star Wars Obi-Wan Kenobi, un auténtico «quiero y no puedo» donde para muchos espectadores hubo más sombras que luces. Ahsoka ha demostrado en su recta final que la sorpresa no está reñida con un guión que engrandece a su protagonista y la evoluciona.

Vamos a analizar CON SPOILERS lo que han supuesto estos últimos episodios de Ahsoka y cómo Dave Filoni es el verdadero Elegido. Puedes encontrar aquí nuestras críticas anteriores.

La guerrera de las sombras contra el Heredero del Imperio

Ahsoka

 

El capítulo 5 de Ahsoka debería ser historia de la televisión reciente, por cómo logra incluir a Anakin Skywalker (Hayden Christensen) de una manera natural. El capítulo además incluye múltiples flashbacks hacia las Guerras Clon y ese miedo que siente Ahsoka (Rosario Dawson) a terminar en el lado oscuro como hizo su maestro. Al final ella vuelve otra vez al mundo de los vivos convertida en una persona más sabia, todo un guiño a Gandalf y su regreso como Gandalf el Blanco en El Señor de los Anillos. Aquí se pudo ver también como Jacen Syndulla (Evan Whitten) es digno hijo de su padre, Kanan Jarrus, por cómo escucha gracias a la fuerza esa pelea de sables de luz que tienen Anakin y la que era su padawan.

Por su parte, el sexto trae por fin en live action a dos personajes muy queridos: el Gran Almirante Thrawn y el protagonista de Rebels, Ezra Bridger. Thrawn cuenta además con una gran presencia como la que da el veterano actor Lars Mikkelsen, quien le ponía la voz original en animación y que muestra todo su arsenal interpretativo para un villano que va muchos pasos por delante de sus adversarios. En ese sentido, también gana mucho la iconografía de la serie gracias a la aportación de las brujas Hermanas de la Noche. Ezra Bridger por su parte es interpretado por Eman Esfandi, que le concede el toque de bondad y humor que caracteriza al personaje.

Magia, poder y ocultismo. Una reflexión

Lo que hace Filoni en la serie es muy inteligente, aunque haya quien no le ha gustado la idea de un Thrawn que tiene tan asimilado el poder de la magia y la brujería, luchando contra la idea de líder con los pies en la tierra que tiene en el viejo canon «Legends», pero lo cierto y verdad es que magia y poder siempre han ido de la mano.

Ya en las aldeas donde existía la figura del brujo o el chamán, el líder no dudaba en tenerlo a su merced. En el siglo XVI la reina Isabel I de Inglaterra tuvo en la corte al mago, alquimista, ocultista y astrónomo John Dee, o también podemos hablar de Grigori Rasputin y su influencia en la dinastía de los Románov en Rusia. Por supuesto Adolf Hitler, que en su deseo de acabar con sus enemigos se sirvió también de personajes como el misterioso mago y mentalista Erik Jan Hannusen o por parte de España Francisco Franco, que se decía le acompañaba como objeto de poder la mano incorrupta de Santa Teresa.

El líder muchas veces en la historia de la humanidad ha querido valerse de toda clase de artimañas, más o menos esotéricas y en Ahsoka no iba ser menos, aunque Dave Filoni ha querido tomar como fuente literaria la obra de teatro Macbeth de William Shakespeare.

Hasta siempre, Ray Stevenson

El epílogo de 'Ahsoka' tiene más miga de lo que parece: qué son las estatuas que

El final de Ahsoka emociona mucho al ver el último plano que nos concede Ray Stevenson como el gran Baylan Skoll, un personajazo que conquistó desde su entrada a la serie por su imponencia física, la fuerza, la inteligencia y esa dualidad de estar en los márgenes entre no ser ni un Jedi ni un Sith.

Stevenson, que muchos lo conocimos por su mítico papel de Tito Pullo en la serie Roma de HBO, pero que también interpretó al Castigador más brutal visto hasta la fecha en cines para el film Zona de guerra (injustamente relegado al olvido por los fans) o a Barbanegra en Black Sails.

Skoll termina para esta primera temporada sobre una estatua del Padre, el Dios de Mortis que representaba el equilibrio en la fuerza. Junto a él y en plena similitud con los Argonath del Señor de los Anillos se encuentra la del Hijo, que significaba el lado oscuro y destruida la de la Hija, que era el lado luminoso. Lo que sucede en el plano astral de Mortis, tan importante para este final, se encuentra en el llamado arco de Mortis de la serie The Clone Wars (que comprende los episodios 15, 16 y 17 de la tercera temporada).

De momento no sabemos qué hacen esas estatuas en Peridea, ese planeta repleto de leyendas y territorios por explorar y aún queda ver si el futuro de Baylan Skoll pasa por un recast o contar su historia en animación, cómics, videojuegos o novelas. Nos queda para el recuerdo la fuerza y el carisma de Ray Stevenson. Que la fuerza te acompañe allá donde estés, Ray.

Las cartas sobre la mesa

 

Es en el último episodio de Ahsoka donde la serie eleva la tensión y coloca las piezas para lo que viene a futuro. El capítulo 8, que lo firma Rick Famuyiwa, es un final totalmente acorde a lo que han ido presentando con anterioridad, lleno de acción, un punto de terror (ese momento en que las Hermanas de la Noche hacen que los troopers muertos vuelvan «a la vida» es pura imaginería de brujería y zombies) y unos personajes que da gusto verlos luchar juntos desde Rebels.

Al final, Ezra terminará en la nave de Hera Syndulla (Mary Elizabeth Winstead), Baylan Skoll ha recibido la llamada de una fuerza en Peridea a la que espera, Shin Hati (Ivanna Sahkno) se queda en Peridea para comandar a los bandidos y Ahsoka y Sabine también se quedan en Peridea, con un plano final donde el personaje interpretado por Natasha Liu Bordizzo parece que ha sentido la presencia de Anakin. El maestro de Ahsoka la mira orgulloso sabiendo que va a ser buena maestra.

¿Nos ha ofrecido Ahsoka todo lo que esperábamos?

En un artículo que escribí antes del estreno de la serie pregunté a diversos fans lo que esperaban de ella, por ejemplo a Fernando García Magdalena, un usuario que vivió la Star Wars Celebration de Londres en persona y pudo ver allí, entre tantos corazones que aman la franquicia, el adelanto de la serie. Para él, Ahsoka era el todo o nada de Lucasfilm, la oportunidad por fin de dar la mano al fan de las precuelas y al de las series de animación. Queda claro que Filoni (junto a Favreau en la producción y el resto de directores) es el Elegido tras George Lucas, el que trae un complicado equilibrio ante un fandom muchas veces dividido.

Hasta que veamos algo nuevo de Star Wars, en cine o series, aquí estaremos pero con la sensación de que Ahsoka es una serie que ha llegado para quedarse y marcar un nuevo paradigma para la franquicia galáctica.

Ya puedes encontrar la primera temporada de Ahsoka en Disney+.

Para más sobre series no te pierdas nuestra sección dedicada

Christian Nieto Tavira

Amante de los cómics y del arte en general. Adora tanto Marvel como DC. Escribe también poesía y ha publicado algún que otro libro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *