• Mié. Abr 17th, 2024
Nadia nunca dice nada

Un libro que con muy poco dice mucho, esa es la magia y el poder de elegir adecuadamente las palabras e ilustrar con corazón. De la autora de «Orejas de Mariposa» acaba de llegar a las librerias «Nadia nunca dice nada», el nuevo título de Luisa Aguilar de la mano de Penguin libros.

El inmenso mundo de las emociones

Nadia es una niña que nunca dice nada, ni cuando se enfada ni cuando está triste. Da igual que sus padres le digan que están orgullosos de ella o que su hermano se lleve toda la atención o que se sienta sola en el recreo…, ella nunca dice nada. Por eso, todos dicen: ¡Qué bien se porta Nadia! Pero ¿adónde va todo lo que Nadia nunca dice?

¿Por que debemos trabajar las emociones en las primeras etapas de desarrollo?

Trabajar las emociones desde temprana edad es fundamental para el desarrollo integral de los niños, ya que les proporciona las herramientas necesarias para comprender, expresar y gestionar sus sentimientos. Los cuentos se convierten en aliados excepcionales en este proceso, sirviendo como vehículos narrativos que facilitan la exploración de diversas emociones de manera lúdica y accesible.

Los relatos ofrecen a los niños la posibilidad de identificarse con los personajes, vivir situaciones ficticias que reflejan la realidad emocional, y aprender estrategias para enfrentar desafíos emocionales. Además, los cuentos fomentan la empatía al exponer a los pequeños a diversas perspectivas y experiencias.

Al abordar las emociones desde la infancia, se sientan las bases para un desarrollo emocional saludable, mejorando la autoconciencia y la autoestima. Los niños que adquieren habilidades emocionales desde edades tempranas suelen enfrentar de manera más efectiva situaciones de estrés y presión, construyendo relaciones interpersonales más sólidas.

La integración de cuentos en la educación emocional de los niños no solo es valiosa, sino esencial. Estos relatos no solo entretienen, sino que también actúan como poderosas herramientas pedagógicas que moldean las habilidades emocionales de los más pequeños, preparándolos para un futuro emocionalmente equilibrado y satisfactorio.

«Nadia nunca dice nada» enseña a niños y familias el valor de la identificación de las emociones desde la infancia para poder vivir sin pesadas mochilas de miedos, vergüenza, ira, frustración…

En otros títulos anteriormente reseñados, como «Vlad el vampiro fabuloso» las familias podrán encontrar apoyos para dificultades específicas. En el caso del vampiro Vlad, la aceptación de un rasgo físico que le resulta incómodo de compartir con los demás por ser peculiar.

Una ilustración y encanto literario únicos

La historia de «Nadia nunca dice nada» si por algo destaca es por su sencillez y belleza arrolladoras. Luisa Aguilar ha sabido condensar en muy pocas frases una temática muy necesaria para los primeros lectores y a su vez hacer honor a la protagonista del cuento, siendo casi igual de parca en palabras que Nadia. Sin duda una idea preciosa para que los niños se identifiquen fácilmente con ella.

Las ilustraciones de Ricard López son capaces de transportarnos al onírico mundo de Nadia y transformar sus emociones en realidades que casi podemos sentir como algo físico.

Una edición en formato cuadrado que sin duda va a ocupar un lugar muy apreciado en la estantería de los peques de la casa.

La ansiedad infantil al descubierto

«Nadia nunca dice nada» es un libro maravilloso que pone de relieve la ansiedad infantil en el entorno familiar a través de Nadia, una protagonista muy especial que nos hará entender la importancia de aprender a expresar lo que sentimos con libertad y tranquilidad.

Podéis comprar el primero aquí y disfrutadlo.

Para más sobre literatura no te pierdas nuestra sección dedicada.

Rut Domene

Fotógrafa y entusiasta de la literatura infantil. Friki de Disney y de los gatitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *