• Mar. Dic 6th, 2022

Team Up! MEDIA

Tu sitio de novedades sobre cómics, cine, series y muchas cosas más

La Remesa Mala: Episodio 10

La Remesa Mala

La Remesa Mala logra rescatar a Omega, pero antes de que puedan descansar, se embarcan en una nueva misión. Esto es el Episodio 10.

 

Separatistas

Planeta Raxus. La capitana Bragg del Imperio habla desde el palacio del Senador Avi Singh, del bando separatista de la República. Al parecer, el Imperio está imponiéndose en toda la galaxia, y tratan de controlar a los líderes de cada planeta. Los habitantes de Raxus no están contentos con la idea, y tampoco su senador. Si no obedece, le detendrán, o peor.

La Remesa Mala

Cuando le toca dar su discurso, antes le da instrucciones de pedir ayuda a su androide GS-8, por si las cosas se ponen feas.. En un principio, él parece estar a favor del Imperio, pero comienza a dudar: «Es mi deber actuar en vuestro beneficio. Y es por eso que ya no puedo seguir consintiendo esta ocupación injusta. Ellos quieren intimidarnos, asustarnos, pero no nos vamos a acobardar ante sus agresiones». El Senador es arrestado y comienza a haber una revuelta en la plaza. No quieren someterse al Imperio.

Sin Omega

La Fuerza Clon 99 quiere mantener un perfil bajo, ya que dos cazarrecompensas van tras Omega. Pero en cuanto llegan al bar de Cid, esta les da la misión de rescatar a Avi Singh. Esto no le gusta a La Remesa Mala, ya que los separatistas eran enemigos de la República, pero un trabajo es un trabajo. Hunter no quiere llevar a Omega, y Cid se ofrece a cuidarla. Solo por interés, por supuesto. Omega no está muy contenta con esta decisión, pero no le queda otra cosa que obedecer.

Aterrizaje

Echo está furioso. Ayudar a un separatista va en contra de todo lo que significa defender la República. Cuando La Remesa Mala llega al punto de encuentro, ahí les espera GS-8, y todos se sorprenden. Su cliente es un droide. El droide les indica el paradero del Senador.

Cid

Cid ve a Omega decaída. Se nota que no se le dan bien los niños, ya que la llama inútil. Esto ofende a la joven clon, por lo que Cid trata de ser más suave: «Mira niña. Le dije al tipo sombrío (Hunter) que te vigilaría y te mantendría a salvo». No acaba bien la conversación, hasta que Omega ve a la mercenaria jugar con unos clientes a una especie de juego de peleas de hologramas. Cid va a realizar un movimiento, y Omega le aconseja que no lo haga. Ella no le hace caso y pierde la partida. Cuando ve a Omega jugar, observa su gran habilidad estratégica, le propone apostar en el juego y repartirse las ganancias. Omega acepta, pero solo si se lleva el 60% de los beneficios.

Cid

Raxus

La Remesa Mala y GS-8 noquean a varios guardias del palacio donde tienen al Senador, y consiguen entrar sin muchas complicaciones. Hunter da instrucciones a Tech y Omega, pero recuerda que ella no está. En un enfrentamiento con los clones por poco rompen un jarrón, lo que altera al droide ya que se trata de un objeto de gran valor.

La Remesa Mala

Justo a tiempo

La Capitana Bragg se encuentra en las bodegas con el Senador, que está a punto de ser torturado. Por suerte, La Fuerza Clon 99 aparece justo a tiempo y consiguen escapar. Las cosas se tuercen cuando las alarmas se disparan y todos los clones van a por ellos. Consiguen hacerse con un tanque y tratan de escapar, pero los soldados imperiales les pisan los talones. Con otro caminante (así se llaman los tanques) rompen el vehículo donde se encuentran, así que deben repararlo y luchar. Logran hacerlo, en parte con ayuda del Senador, que le da a uno de los clones en la cabeza con el jarrón que sujetaba GS-8, y lleva a La Remesa Mala a un pasadizo subterráneo.

Cuando llegan a la nave, el Senador se siente culpable por dejar a su pueblo atrás, pero Echo le convence de que no se puede hacer otra cosa, y que por el momento se trata de la decisión más acertada: «Viva para luchar otro día».

Apuesta segura

Ya en el bar de Cid, La Remesa Mala, GS-8 y Avi Singh se encuentran el local lleno. Omega lleva todo el día jugando con clientes y ganando mucho dinero. Esto enfurece a Hunter, ya que debían mantener un perfil bajo, pero Cid la defiende: «Tranquilo, bandana. Omega ha ganado lo suficiente para saldar vuestra deuda conmigo. Así que intenta ser un poco agradecido con mi amiga».

Wrecker, con señales y un golpe en el hombro, le dice a Hunter de hablar con Omega. Este pregunta a la niña por la deuda, y Omega asiente: «Quería resultar útil aunque no pudiera ir a la misión». Hunter le propone un trato. Va a jugar con ella a una partida y, si Omega le gana, podrá ir con ellos a todas las misiones.

La Remesa Mala

Para más sobre series no te pierdas nuestra sección dedicada

Por si no lo has visto, no te pierdas La Remesa Mala: Episodio 9

También te recomendamos nuestros vídeos en nuestro canal de YouTube

Carmen de Terreros

Periodista amante del cine, las series y la radio. Con un café todo es mejor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.