• Mié. Dic 7th, 2022

Team Up! MEDIA

Tu sitio de novedades sobre cómics, cine, series y muchas cosas más

Falcon y el Soldado de Invierno

«El movimiento está listo. Ellos no pararán, a menos que los obliguemos. Es la hora». – Karli Morgenthau, Falcon y el Soldado de Invierno: Capítulo seis.

Asalto al CRG

El último capítulo de Falcon y el Soldado de Invierno comienza donde terminó el episodio anterior, con los Sin Banderas comenzando su ataque a los directivos del CRG. Falcon y el Soldado de Invierno están analizando el edificio con la ayuda de Sharon Carter, que se ha infiltrado en Estados Unidos aún corriendo el riesgo de ser capturada.

Karli divisa a Falcon surcando el cielo de Manhattan y da su señal de ataque. Los Sin Banderas, infiltrados como guardias de seguridad, guían a todos los miembros de la reunión al garaje. Falcon, ahora Capitán América y con un traje nuevo, se da cuenta del plan y trata de frenar el movimiento, pero aparece Batroc con el fin de acabar con él de una vez por todas.

Falcon y el Soldado de Invierno

Sharon sigue a los directivos y Bucky recibe una llamada de Karli: «¿No está harto de luchar para el bando equivocado?». El Soldado de Invierno trata de razonar con Karli, pero la llamada no era más que una simple distracción para encerrar a los miembros del CRG en furgonetas y llevárselos al punto de encuentro. Sharon lidia con uno de los guardias, asfixiándolo con una bomba de vapor de mercurio.

Persecución

Bucky persigue las furgonetas en moto y Sam se dirige a un helicóptero donde tienen a una de las rehenes. El piloto es Diego, uno de los Sin Banderas más cercanos a Karli, y no se lo pone fácil. Con la ayuda de Ala Roja, descubre que la directiva del CRG que se encuentra en el vehículo sabe pilotar. Por lo que pone su plan en marcha. Sam acaba tirando al Sin Bandera al mar, y la gente que lo observa desde un puente le aplaude por esta primera victoria. La rehén toma el control del helicóptero y se pone a salvo.

Mientras tanto, Karli junto con otros Sin Banderas se encuentran en un callejón hablando de la operación. La idea es capturar a los miembros del CRG y negociar su liberación por el levantamiento de las fronteras, pero la líder de la banda tiene claro que si no lo consiguen, los matará a todos. Sus compañeros no parecen estar muy de acuerdo con esa decisión, pero la siguen de todas formas: «Un mundo, un pueblo».

Redención

Cuando los furgones llegan al punto de encuentro, el Soldado de Invierno comienza a pelear con los Sin Banderas, pero estos prenden fuego a uno de los vehículos a modo de distracción y a Bucky no le queda más remedio que salvar a la gente que se encuentra dentro. Consigue forzar la cerradura y sacar a los rehenes del incendio, pero nada más terminar uno de ellos se acerca al Soldado de Invierno para agradecerle que le haya salvado la vida. Esto deja a Bucky perplejo.

Sin Banderas

Parecía que los Sin Banderas iban a huir, pero aparece John Walker con el único objetivo de ir a por Karli y vengar a Lemar Hoskins. Walker, a pesar de haber tomado el serum, no es rival para ellos y pierde la pelea. Persigue a Karli, a lo que ella responde empujando el último furgón de rehenes por un edificio en obras. Walker debe tomar una decisión; salvar a los rehenes o acabar con Karli. Por suerte, elige el primer camino y, con la ayuda de Falcon, todos los miembros del CRG logran ponerse a salvo. El resto de civiles, grabando el momento, vitorean a «Black Falcon», pero uno de ellos les corrige: «No, es el Capitán América».

Agente de Poder

Entre aplausos y gritos de victoria por parte de los civiles, Batroc aparece de nuevo lanzando granadas de humo para distraer a Walker, Falcon y el Soldado de Invierno. Los Sin Banderas se dispersan por el edificio, pero Sam, gracias a su traje nuevo, sabe a dónde se dirigen. Bucky aprovecha para pedir ayuda a Sharon, que se ha mantenido en la sombra observando todo lo que sucedía a su alrededor.

Bucky y John Walker van por un lado, dejando a Sam investigando por su cuenta. Karli busca a sus compañeros y sigue unos silbidos característicos de la banda, pero se encuentra con Sharon. Aquí se revela el giro argumental del episodio. Sharon Carter es el Agente de Poder: «Cuando viniste a Madripoor me recordabas a mí de joven. Te acogí, te di una oportunidad… y tú me traicionaste».

Ideales

Karli le recrimina que ella no quiere poder, ni un imperio, tan solo quiere un mundo unificado donde todos puedan convivir. Sharon le ofrece volver a trabajar para ella, pero todo lo que quiere es su ejército de supersoldados. Karli parece tener acorralada a Sharon, pero aparece Batroc.

El francés ha escuchado todo y le pide más dinero a Carter: «Ahora, Agente de Poder… me vas a pagar cuatro veces más de lo que me debes. Cuatro veces o le diré al mundo entero quién eres». Claramente, la Sharon Carter que conocimos ya no existe, por lo que sin dudarlo mata a Batroc, no sin recibir una bala de Karli en el vientre. En cuanto Sam aparece, se hace la víctima pidiendo auxilio y Karli, llena de ira, pelea contra el nuevo Capitán América. Pero él no contraataca. Cuando todo parecía estar perdido, Sharon dispara a Karli, y esta le dedica sus últimas palabras a Sam: «Lo siento».

Víctima y verdugo

Conflicto de opiniones

Sam lleva a Karli en brazos, y se la lleva una ambulancia. Los miembros del CRG le dan la enhorabuena, y dicen que van a poner en marcha el restablecimiento de fronteras cuanto antes. Los directivos le aseguran que los terroristas (Sin Banderas) solo han atrasado los planes, pero Falcon está harto: «Sus tropas de paz, que van armadas, están metiendo a millones de personas en asentamientos por todo el mundo. ¿Cómo creen que ellos van a llamarles a ustedes? Estas etiquetas, ‘terrorista’, ‘refugiado’, ‘matón’, a menudo se utilizan para eludir la pregunta ‘por qué'».

Falcon y el Soldado de Invierno

Los directivos tratan de razonar con Falcon, asegurando que no hay otra forma y que es la mejor solución, pero para el nuevo Capitán América, simplemente es el camino fácil: «Ahora por fin tenemos una lucha en común. Piénsenlo. Tenían a miles de personas rogándoles que se pusieran ustedes en su lugar. Y hoy lo han hecho. ¿Qué les ha parecido sentir esa impotencia? Si pudieran recordar esa impotencia y enfrentarse a una fuerza tan poderosa que podría borrar la mitad del planeta, sabrían que están a punto de causar exactamente el mismo impacto. No se trata de si son decisiones fáciles, Senador».

Capitán América

El Senador, al igual que muchas personas a lo largo de la serie de Falcon y el Soldado de Invierno, le dice a Sam que no entiende por todo lo que han pasado estos últimos cinco años con el lapso, y que de repente la mitad de la población aparezca de nuevo. Falcon se ríe, sin saber que toda la conversación está emitiéndose por la televisión y que Isaiah Bradley le está observando en su casa.

«Soy un hombre negro que lleva las barras y estrellas. ¿Qué es lo que no entiendo? Cada vez que cojo este escudo, sé que hay millones de personas que van a odiarme por ello. Incluso ahora, aquí, lo noto. Las miradas, juzgándome… y no puedo hacer nada para cambiarlo. Y aún así, aquí estoy. Sin supersuero, sin pelo rubio u ojos azules. El único poder que tengo es que yo creo que podemos hacerlo mejor». Bucky le observa apoyado en una ambulancia, orgulloso de su compañero. John Walker también está ahí, y acepta que el título de Capitán América estaba destinado desde el principio a Sam Wilson. Joaquín también le está viendo desde un ordenador en la base militar, sonriendo al igual que Sarah, su hermana, viendo las noticias desde su hogar.

alcon y el Soldado de Invierno

Para terminar, Sam nombra a Karli. ¿Cómo una joven ha conseguido mover el mundo para desafiar a los gobiernos más fuertes? Es sencillo. La causa. Un mundo mejor, los mismos derechos para todo el mundo: «Tienen que hacerlo mejor Senador, dar un paso al frente. Porque si no, la próxima Karli lo hará. Y no les conviene una versión 2.0». Sam convence al Senador para eliminar el cierre de fronteras, y el resto de miembros de la CRG están de acuerdo. El resto de los Sin Banderas han sido detenidos. Todo parece haber terminado.

Entre las sombras

Baron Zemo

En cuanto los Sin Banderas son detenidos y les meten en un furgón de máxima seguridad, está claro que los miembros seguirán activos. Uno de los militares les susurra su lema antes de que el vehículo se pusiera en marcha, pero nada más arrancar, el mayordomo de Zemo, en la lejanía, hace explotar la furgoneta con una bomba. Zemo, por otro lado, se encuentra encerrado en una prisión de máxima seguridad, no sin saber previamente (es Zemo, vamos a darlo por sentado) que todos los Sin Banderas con el suero del supersolado han dejado de existir.

Condesa de la Fontaine

Y parece no ser el único. Al parecer, Zemo y Valentina de la Fontaine han estado en contacto. La Condesa, se encuentra con la esposa de John Walker en el edificio del Senado, esperando al soldado. Sam Wilson no es el único que consigue un traje nuevo en este episodio, porque Walker aparece con una versión en negro de su anterior traje del Capitán América. Valentina sonríe: «Las cosas se van a poner raras. Y cuando lo hagan, no necesitaremos a un Capitán América. Vamos a necesitar a un U.S. Agent». Al igual que en los cómics, John Walker es nombrado de esa misma forma tras haber sido destituido como Capitán América debido a sus ataques violentos.

US Agent

Una nueva etapa

Bucky Barnes

En el primer episodio de Falcon y el Soldado de Invierno, Bucky comía con Yori, un anciano japonés, todos los miércoles, ya que se sentía culpable por haber asesinado a su hijo cuando trabajaba bajo las órdenes de Hydra. Le confiesa su crimen y, sin saber la reacción de Yori (a pesar de la tristeza revelada por conocer la verdad), se marcha. En la siguiente escena Bucky pasa por el restaurante donde solían ir a comer, y le encuentra conversando con la camarera con la que tuvo una cita. Pero no entra. Sonríe, tranquilo y se marcha. También le ha dejado un último regalo a su terapeuta; la libreta de Steve Rogers con todos los nombres de su lista tachados. Por fin, el Soldado de Invierno se ha aceptado a sí mismo.

Sam Wilson

Sam va a visitar a Isaiah y su nieto una vez más. Él le hizo una promesa al anciano y la ha cumplido. Les lleva al museo donde se encuentra expuesto todo sobre el Capitán América, pero para la sorpresa de los Bradley, hay una estatua de Isaiah y un texto celebrando todas sus hazañas.

Posteriormente Sam regresa a su barrio, donde están de fiesta con toda la comunidad y Bucky también se une.

Sharon Carter

Este episodio, al igual que el anterior, tiene una escena post-créditos. Como hemos podido observar, Sam es un hombre de palabra no solo con Isaiah, sino también con Sharon. Esta ha recibido el perdón y la oportunidad de regresar a su antiguo puesto de trabajo, a lo que ella acepta.

Sharon Carter

Pero no para servir a su país. Carter no tiene pensado dejar a un lado su nombre como Agente de Poder, y le comunica a alguien por teléfono que, a pesar de que el Serum de supersolado ya no esté disponible, nadie con varios enemigos al frente puede negar que el armamento militar y los secretos de estado norteamericanos son una buena contraoferta.

Esto ha sido todo lo que ha pasado en Falcon y el Soldado de Invierno: Capítulo seis.

Para más sobre series no te pierdas nuestra sección dedicada

No te pierdas tampoco el resumen de Falcon y el Soldado de Invierno: Capítulo cinco

Además te recomendamos nuestra guía de lectura para expandir tus conocimientos de la serie

Carmen de Terreros

Periodista amante del cine, las series y la radio. Con un café todo es mejor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.