• Vie. Feb 23rd, 2024

El Color Púrpura; un remake con mucho ritmo

En una época en la que los remakes, secuelas y precuelas tardías están altamente criticados. El Color Púrpura regresa a las salas de cine este 9 de febrero en forma de musical aportando poco, pero quizás lo justo a la versión de Spielberg del 85, con sus once nominaciones a los Oscar. Las cuales, ambas se basan en la novela epistolar homónima de Alice Walker que se publicó en 1982 y cosechó una curiosa cantidad de premios.

¿Qué tipo de película es?

Antes de siquiera empezar a desmenuzar (sin spoilers) la película, hay algo que se debe aclarar. Pues en conversaciones recientes es algo que me he dado cuente que se repite de forma general. Esta película es un musical. Y al igual que pasó con Chicas Malas  que también se reseñó en Team Up Media por arte de mi compañero y amigo Alberto Oliver, parece ser que la gente no lo sabe. ES UN MUSICAL. UN MUSICAL MUY MUSICAL. Por lo tanto, si no te gustan los musicales. Si no te gusta que la acción se interrumpa de forma inorgánica para dar paso a un número de bailes, colores y cánticos. Si no te gustan este tipo de películas, es muy posible que esta tampoco te guste.

Pero si aún así decides ir a verla ya sea por experimentar o porque seas fan de los musicales, tienes que comprender que es una película emotiva. Que se detiene mucho a experimentar sobre los sentimientos humanos. Con un mensaje feminista y que se toma su tiempo en desarrollar la trama. Por lo tanto en sus más de dos horas y medias tienen mucho que contar y se toma su tiempo para ello. Y por último, lo repito, es un remake. Así que sí, la trama es la misma que la versión de Spielberg.

Sinopsis

Pues como ya hemos avanzado, la trama no varía mucho de lo que ya adaptó Spielberg en 1985. Pero para aquellos que no hayais tenido la oportunidad de ver esa versión de la película (la cual recomiendo) os voy a poner un poco en contexto.

En 1909, Celie (interpretado por Fantasía), una chica negra americana, es entregada en matrimonio por su maltratador padre a un granjero local, Albert (a quien interpreta Colman Domingo) , que la trata con crueldad. Celie es temerosa de Dios y la liberación llega en forma de cantante de jazz que la lleva a otra ciudad lejos de su miseria, Shug Avery (Taraji P. Henson). Todo ello mientras se desarrollan distintas tramas todas entrelazadas como la relación de Albert con sus hijos, con Shug e incluso consigo mismo. Además, una de las principales tramas de la película gira entorno a Celie y a su hermana Nettie (interpretada por La Sirenita, la misma Halle Bailey) y el como son separadas a la fuerza para pasar años sin saber nada de la otra.

Todo ello mientras reflexiona sobre el papel de la mujer dentro de la sociedad,  la estructura familiar y el papel que puede jugar Dios en la vida de un creyente. Tanto para darle esperanza y amor, como para infundir miedo.

Trailer de 'El color púrpura', el regreso de Halle Bailey tras 'La sirenita' en un remake musical del clásico de Steven Spielberg

¿Qué aporta el remake?

Es una pregunta bastante recurrente en las películas de esta clase. Al fin y al cabo, si vas a hacer una nueva versión de una película, lo lógico sería que fuera para añadir algo diferente. Ya sea un enfoque distinto o una forma distinta de contar la historia. Es aquí donde esta nueva versión trata de añadir algo original.

Sin embargo, el cómputo general al final de la película es que el remake aporta bastante poco a la original. No es difícil de entender, teniendo en cuenta que una película dirigida por Spielberg, con 11 nominaciones a los Oscars, entre los que se incluían mejor película, mejor guión y mejor actriz, es bastante difícil de igualar. Y ya no digamos superarla.

Aún así, esta peli tiene algo que hace que brille con luz propia. Y es eso precisamente. La película brilla. Ese momento en el que los diálogos callan, la música empieza a sonar, las luces cambian de color y de repente no estas en viendo una película dramáticas. Estás ante un show, un show íntimo en el que descubres como se sienten todos y cada uno de los cantantes y bailarines que se encuentran en el escenario. Un escenario cambiante, que se deforme y se retuerce en base a los sentimientos y las emociones. Y al final, terminas moviendo el pie, sonriendo y meneando la cabeza al son del gospel, el jazz y las baladas.

 Porque la música, al igual que la fe de algunas personas, tiene la fuerza necesaria para mover montañas, darnos fuerzas y esperanzas y juntarnos con las personas, incluso si ya no están con nosotros.

Brand New Trailer for THE COLOR PURPLE Musical Features New Footage and Song for Fans to Enjoy — GeekTyrant

¿Merece la pena?

Responder esta pregunta cada vez es más complicada. Y sinceramente, no me atrevo a decir nada sobre seguro y más teniendo en cuenta que no se tus gustos. Pero desde luego lo que puedo decir es que ha sido una grata sorpresa que aunque no trate de revolucionar la industria. Es cierto que el mensaje que lanza es potente, firme y necesario.

Para más sobre cine os recomendamos nuestra sección dedicada.

No te pierdas en nuestro Instagram las últimas entrevistas y fotografías de los eventos que cubrimos.

YoSoyJarvis

Friki y a mucha honra. Me muevo por historias que contar. Cinéfilo, seriefilo, lector y escritor. Un anillo para gobernarlos a todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *