• Mié. Abr 17th, 2024

Cuando Acecha la Maldad: Esta peli de terror casi me hace vomitar

Es evidente que la tendencia actual del género del terror en el cine en los últimos tiempos, es una fase de experimentación. Al tratarse de uno de los géneros más explotados de la industria cinematográfica desde el principio de los tiempos es normal que hayamos llegado a un punto en el que los espectadores piden algo nuevo. Sorprender a la audiencia. Marcar un antes y un después en sus vidas con esa escena macabra que te deja sin dormir durante meses es el sueño de cualquier cineasta de terror. Pues bien, enhorabuena Demián Rugna, porque con Cuando Acecha la Maldad,  lo has conseguido.

Este director hace tiempo que aparece entre los nombres más escuchados dentro del género actual. Y lo cierto es que hay que agradecer que haya intentos tan loables de aportar una experiencia distinta a las salas de cine. Pero lo cierto es que hay experiencias que… puede que no sean para todo el mundo.

 

Terror argentino

El director, proveniente de Buenos Aires, ha hecho un gran esfuerzo por colocar a Argentina dentro del panorama audiovisual. Ya en 2016 y 2017 se estrenaron dos de sus trabajos No sabes con quien estas hablando Aterrados. Esta última, fue todo un éxito y pasó a considerarse una de las grandes películas de terror argentino de los últimos años. Especialmente, tras su llegada a la plataforma de streaming Netflix donde tanto el director como su trabajo dio un salto a escala global y fue reconocido por miles de personas.

En 2022 comenzó con un proyecto, que personalmente considero muy interesante,  llamado  Hispanos Satánicos. Una antología de relatos de terror de varios directores latinoamericanos, con su propio relato titulado Yo también lo vi.  La cinta que nos ocupa, Cuando acecha la maldad, quinto largometraje del director, tuvo su estreno mundial en el Festival de Toronto de 2023 en la sección Midnight Presentations y llega hoy a las salas de cine de nuestro país.

Sinopsis

En un remoto pueblo, dos hermanos descubren a un hombre poseído por un demonio y a punto de desatar el horror que lleva dentro. Pero cuando intentan detenerlo, sólo consiguen acelerar el proceso y desatar un horror que puede ser mucho más aterrador cuando salga de este lugar y llegue a una zona más poblada.

Una mezcla de carrera contrarreloj antes de que el mal que ocupa esta película llegue a más y un dilema sobre como actuar, teniendo siempre en mente que la muerte atrae más muerte. Los hermanos tendrán que pasos son los correctos para poner a salvo a sus familias y debatirse entre tener que hacer frente a este mal o en su defecto, desentenderse por completo.

Festival Internacional de Cine de Mar del Plata

Simbolismo y folklore

Algo que me ha gustado ver en esta cinta es el hecho de que el director no trata de despegarse de sus raíces y orígenes por un fórmula más «hollywoodiense«. En lugar de eso, que parece ser la tónica general, realza el folkore argentino y lo dota de un simbolismo súmamente rico. Además, hace que el universo en el que se desarrolla la película parezca mucho más rico y real. Lo que dota a la trama de un terror mucho más terrenal y real. Porque sí, a todos nos puede dar miedo el alcance que puede tener un demonio malévolo con intención de sucumbir al mundo en un velo de oscuridad y tinieblas. Pero… siendo sinceros, ¿cuántos de nosotros nos hemos cruzado alguna vez con un demonio?

En cambio, todos hemos tenido miedo alguna vez. Y el hecho de como reaccionamos al miedo es completamente imprevisible e irracional. Lo que hace que esta película sea tan real es que demustra de una forma muy fidedigna lo que la gente es capaz de hacer cuanto siente verdadero terror. No obstante, por desgracia, creo que ese simbolismo y folkore argentino es posible que se diluya en cierta parte si no eres conocedor de dichas tradiciones.

Con esto no quiero decir que no se pueda entender, ni mucho menos. Pero si tengo la sensación que de haber sido más conocedor del legendarium argentino, podría haberla disfrutado mucho más.

¿La he disfrutado?

Lo cierto es que no. A pesar de que me presenté a ella con muchas ganas de que me gustase y de que fuese una película cruda y visceral (que lo es), no puedo recomendarla. Normalmente una película de terror tiene que hacer que te pegues a la pantalla, que te agarres al reposabrazos y que levantes las piernas por temor a que te agarren desde abajo y te arrastren a la oscuridad. Y lo cierto es que esta película no lo logra… Pues tiende más al gore que al terror. Si es cierto que hay escenas memorables como la del perro.

Pero lo cierto es que hay dos escenas que se te quedan en la mente y no precisamente para bien. Soy una persona que consume mucho el género de terror en todos los tipos de medios. Y considero que estoy bastante adaptado a las prácticas del género y he visto cosas realmente desagradables. Y ninguna me ha hecho tener ganas de vomitar. Pero esta película casi lo logra. Tanto que tuve que hacer una pausa y darme una paseo por el pasillo para «digerir» (y nunca mejor dicho) algunas escenas. Completamente repugnante…

Cuando acecha la maldad', la enfermiza y brutal película de terror argentina | Ocio y cultura | Cadena SER

Si a eso le sumamos el hecho de que la parte dramática de la película, no es ni mínimamente parecido a lo que pretende crear, lo cierto es que termina siendo aburrida. Lo peor que le puede ocurrir a una película de terror. Es decir, aburrida y repgunante. Eso es lo que ha sido Cuando acecha la maldad la película que promete ser aterradora, pero termina siendo un mal ejemplo de como hacer un terror de verdad, que hará que no quieras cenar al salir de la sala de cine, si es que antes no te has dormido en la butaca.  Lo que me hace preguntarme… ¿cómo demonios ganó en Sitges?

Para más sobre cine os recomendamos nuestra sección dedicada 

 

YoSoyJarvis

Friki y a mucha honra. Me muevo por historias que contar. Cinéfilo, seriefilo, lector y escritor. Un anillo para gobernarlos a todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *