• Mar. May 28th, 2024

The Palace: la nueva sátira coral de Roman Polanski no despierta la carcajada.

THE PALACE es la última película de Roman Polanski, aclamado director, artífice de algunas de las mejores películas de la Historia del Cine. En este proyecto se unen el propio Polanski, junto al productor (y también actor) Luca Barbareschi y Rai Cinema después de ‘El oficial y el espía’, que fue ganadora del Gran Premio del Jurado en el Festival de Venecia en 2019.

El guión ha sido escrito por el propio director junto al guionista Jerzy Skolimowski (con quien Polanski ya co-escribió su primer largometraje ‘El cuchillo en el agua’) y Ewa Piąskowska.

Polanski arrancó este proyecto a partir de un caso real, que él mismo explica con detalle:

«Una vez me invitaron a pasar la Nochevieja a un hotel (el director se refiere al Gstaad Palace de Suiza, de categoría 5 estrellas Superior). Sucedió en vísperas del año 2000, en pleno pánico general causado por el rumor del ‘efecto 2000’, que supuestamente iba a provocar el fin del mundo informático. Vi en todo su esplendor la absurda colección de animales que pululaba por allí. Enseguida se me ocurrió la idea de hacer una película sobre este mundo exótico«.

SINOPSIS

El Hotel Palace es un extraordinario castillo diseñado a principios del siglo XX y situado en pleno valle nevado de Suiza. Cada año acoge a huéspedes adinerados de todo el mundo en un ambiente gótico y de cuento de hadas. En vísperas del año 2000 se han reunido todos para un acontecimiento irrepetible. Una multitud de camareros, porteros, cocineros y recepcionistas están allí para atender sus extrañas necesidades.

Vuelve Roman Polanski

Vuelve la eterna pregunta: ¿Hay que separar la obra del creador? En mi opinión, sí. Pero hace poco tuve la suerte de estar presente en un debate con Clara Notari, la magnífica diseñadora de producción de películas como Relatos Salvajes o En los márgenes, sobre si para analizar una obra hay que ser consciente del autor y su vida, por ejemplo, ¿son las pinturas negras de Goya mejores por el contexto del autor? Puede ser, pero creo que no debe ser el único enfoque de análisis. Extrapolando a lo que nos concierne hoy aquí, esta comedia se puede analizar con las circunstancias del autor, y eso aportará profundidad a su obra, porque si no, tampoco hay mucho que decir.

El controvertido, pero influyente director, nos sitúa en los albores del nuevo milenio, en la víspera de los años 2000, en un lujoso hotel de los Alpes suizos, el Hotel Palace. El director del mismo prepara a su equipo para recibir a larga lista de incatalogables huéspedes que vendrán a exhibir su amplia gama de conductas reprobables mientras se atiborran a champán y caviar. Los trabajadores, sobre todo el director, interpretado por Oliver Masucci, estarán al servicio de las excentricidades de este grupo de ricos, algunos de ellos atemorizados por el efecto 2000.

La película se desinfla a partir del segundo plano.

La emoción que te provoca el plano secuencia del comienzo, con el director haciendo formar filas a Tonino y el resto del personal hotelero, abre un camino esperanzador que se va desvaneciendo con el paso del tiempo a base de gags y chistes insulsos, pasados de moda y muy previsibles.

El hilo conductor lo ejerce el protagonista, el director, que nos lleva de un conflicto a otro, sin saber hacia donde nos lleva el guion. Bueno, al final te vas percatando que no nos conduce a ningún punto y te limitas a observar como Polanski intenta ridiculizar a cada uno de sus personajes. Estos inspirados en huéspedes del propio palacio Gstaad, hotel suizo que frencuentaba Polanski, en el que se ambienta la historia.

Polanski se estrella en el Festival de Venecia con 'The palace', una casposa sátira contra los ricos

Los personajes

El repertorio de personajes es curioso. Un actor porno retirado más admirado que cualquier actor de cine. No más admirado que un cirujano plástico, o un veterinario, el doctor Lima, perseguido por un grupo de mujeres tan operadas que ni reconoce. Pero no más operadas que Mickey Rourke, caracterizado a lo Donald Trump, un financiero completamente arruinado que, de forma fraudulenta, intenta recuperar su dinero, pero no a su hijo bastardo eslavo que se le presenta para traumatizar a su nieta. No más traumatizada que la joven mujer del centenario multimillonario al ver que no podía separarse de este en su lecho de muerte. El guion, escrito por Polanski junto a Jerzy Skolimowski y Ewa Piaskowska, intenta recurrir hasta a un pingüino suelto por el edificio para despertar en el espectador la más mínima sonrisa, pero no lo consigue.

La banda sonora

Alexandre Desplat amaina la tempestad con la banda sonora. No hay mucho más que añadir a nivel técnico, ya que, como mencioné anteriormente, el impresionante plano secuencia inicial prometía un excelente manejo de la cámara. Sin embargo, lamentablemente, este momento no fue más que un presagio de lo que podría haber sido una dirección cinematográfica destacada, pero que luego no se materializó en el resto de la película. Salvo en el plano final en el cual recorremos el suelo del salón de eventos del hotel, donde vamos observando los restos de una noche de fin de año desenfrenada, hasta llegar a la relación amorosa que mantienen el perro de la marquesa y el pingüino digital de la casi multimillonaria.

¿La peor película de Roman Polanski? Conoce por qué la crítica está destruyendo al cineasta - Infobae

Este no va a ser uno de ellos

Hay muchos films que admiro de este director, como Chinatown, el pianista o la semilla del diablo, pero este no va a ser uno de ellos. El tono de sátira no basta para justifcar una comedia un tanto simplona y comercial que te hace contar los segundos en la butaca del cine. No se refleja en la pantalla a lo que nos acostumbró el cineasta en el pasado. No logra crear ni una atmósfera ni un ambiente que llegue realmente a pertubar al espectador a través de la burla. En consecuencia, The Palace sí pudo visionarse, pero no entró en competición oficial en el Festival Internacional de Cine de Venecia, mientras que El oficial y el espía obtenía en 2019 el Gran Premio del jurado, el león de Plata.

A fin de cuentas, quien vaya a ver The Palace, se encontrará con un batiburrillo de extravagantes sibaritas reunidos en un hotel en las montañas esperando al fin del mundo mientras desesperan al incansable director del hotel intentando complacer a todos sin perder la sonrisa. Bueno, y que no se me olvide mencionar el discurso televisivo de Vladimir Putin y Boris Yeltsin. ¿Qué nos querrá decir Polanski?

No te pierdas en nuestro Instagram las últimas entrevistas y fotografías de los eventos que cubrimos.

Para más sobre cine os recomendamos nuestra sección dedicada 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *