• Mar. May 28th, 2024

El Consentimiento: el crudo relato de Vanessa Springora sobre la pederastia y los abusos sexuales aterriza en la gran pantalla.

Una historia íntima y desgarradora cargada de verdad, adaptación cinematográfica de la estremecedora novela homónima de Vanessa Springora. El impacto en el público francés ha generado un fenómeno en Tik Tok. Laetitia Casta participa en el reparto que protagonizan Kim Higelin y Jean Paul-Rouve.

EL CONSENTIMIENTO, el segundo largometraje de Vanessa Filho, llegará a cines el próximo 19 de abril de la mano de VERCINE. Presentada en el Festival Internacional de Tallin, donde Kim Higelin se alzó con el Premio a Mejor actriz, y nominada a Mejor guión adaptado y a Mejor actriz revelación en los Premios César 2024, se trata de la adaptación de la impactante novela homónima de Vanessa Springora, con la que la escritora y editora sacudió el panorama intelectual y sociopolítico francés e internacional, contribuyendo incluso al cambio en las leyes nacionales francesas sobre la edad legal del consentimiento.

DEBATE DE PROFUNDA ACTUALIDAD

Escrita en colaboración con la propia Springora y François Pirot, la película reabre un debate de profunda actualidad a través de la narración de relación de dominación que la autora mantuvo a los 14 años años con el famoso escritor Gabriel Matzneff, 36 años mayor que ella, un pederasta y depredador sexual que hasta hace muy poco era celebrado en el mundo de las letras.

Protagonizada por una inmensa Kim Higelin en su debut en el largometraje y por Jean Paul-Rouve en su mejor papel desde La vida en rosa, completan el reparto Laetitia Casta (Un hombre fiel), Sara Giraudeau (Médico de noche) y Lucie Debay (Omen).

EL CONSENTIMIENTO, que se estrenó en Francia en octubre de 2023, provocó una gran reacción viral entre el público joven a causa de la crudeza de ciertas escenas y diálogos. Esto acabó generando un trend en la plataforma TikTok donde muchos se sumaron grabándose antes y después de ver la película en cines, creando gran expectación.

Vanessa Filho, directora de 'El consentimiento': “Resultaba imposible no  contar el dolor y la violencia de la historia. Había que ir hasta el final”  | Vogue España

SINOPSIS

París, 1985. Vanessa tiene trece años cuando conoce a Gabriel Matzneff. Un hombre muy inteligente y manipulador, el reconocido escritor de cincuenta años seduce a la joven. La adolescente se convierte en la amante y musa de un hombre celebrado por el mundo cultural y político. Perdiéndose en la relación, gradualmente comienza a darse cuenta de cuán destructiva y anormal es la situación, hasta que finalmente ve a Gabriel Matzneff como el depredador que realmente es. Vanessa ahora tiene un largo viaje para liberarse de su influencia y sanar de su sufrimiento…

Adaptar una novela nunca es fácil

Sobre todo una tan influyente, pero Vanessa Filho se ha atrevido. Tras Gueule d’ange, protagonizada por la prestigiosa actriz francesa Marion Cotillard, la directora francesa nos ofrece su segundo largometraje titulado Le Consentement. La película está basada en la novela autobiográfica de Vanessa Springola, Le Consentement, que nos habla de la experiencia real de la autora cuando, a los catorce años, sufrió un caso de pederastia y abuso sexual por parte del escritor Gabriel Matzneff, quien tenía casi cincuenta años más.

El libro ha tenido un impacto significativo en Francia desde su publicación, generando un intenso debate en la sociedad fracesa sobre el abuso de poder y la pedofilia, llegando a impulsar cambios en la legislación francesa sobre la edad de consentimiento sexual. Por ende, considero un acto de valentía por parte de Vanessa Filho atreverse a continuar el mensaje de Vanessa Springora. Ambas escribieron el guion, por lo cual pregunté como fue el proceso:

“Cuando descubrí el libro de Vanessa Springora me conmovió muchísimo, me animó un sentimiento de enfado e impotencia que creó en mí la necesidad de hacer una película. No conocía a Vanessa, entonces decidí escribirle una carta de cinco o seis páginas, de hecho me encerré durante una semana para ello. Posteriormente quedamos, y hablamos muchísimo. La idea de la adaptación le asustaba un poco, lo que me parece muy normal, pero le había conmovido como había hablado la madre en mi primera película, una mujer perdida pero que había intentado ver en toda complejidad y sin juzgarla”.

UNA HISTORIA CRUDA

Desde el comienzo del film podemos sentir la crudeza de la historia, como un reconocido escritor, protegido por la sociedad, actúa cual depredador sexual mediante el empleo de tácticas de manipulación y seducción. La joven Vanessa, amante de la literatura, cae en las garras del pedófilo, creyéndose ser su musa y cayendo en las mentiras del amor eterno que le promete Gabriel.

Vanessa accede al escritor a través de la madre, que frecuenta el mismo círculo de intelectuales. Esta figura, la madre, interpretada por Laetitia Casta, resultó importantísima para la directora:

“Lo que me interesa a través del cine es mostrar la complejidad y permitir al espectador interrogarse sobre síntomas que nos definen. El personaje de la madre de Vanessa quería descubrirlo mucho más que en el libro. Quería que los espectadores se preguntaran cómo pudo existir, pero sin juzgar. Me chocó mucho cuando leí el libro que la prensa se apoderó de la madre casi acusándola de ser la única responsable, porque quizá ella no podía dejar de identificarse con Gabriel, y siempre intentas identificarte con alguien. La humanidad siempre dice… bueno, yo hubiera hecho otra cosa, hubiera actuado de otra forma… en vez de intentar entender y comprender por qué ocurrió. Lo que me chocó también es que nadie hablaba del padre, solo se juzgó a la madre, mientras el padre fallaba completamente y se encontraba ausente, de hecho en el propio libro se cuenta. No me pareció justo. Reconocí algo muy frágil en el personaje de la madre y tenía ganas de comprenderla, como en parte había sido una víctima colateral del depredador y manipulador Gabriel”.

EL DESAGRADABLE TONO

Totalmente intencional supongo, porque se muestra todo explícitamente para dejar claro y sin tapujos la realidad de los hechos. No solo acompañamos a Vanessa en momentos de intimidad con Gabriel, sino también en eventos públicos, como la ópera o cenas en restaurantes, en donde se muestran las reacciones tanto de los amigos del escritor, como de la alta sociedad francesa. Sinceramente, me hubiera gustado que se abordaran más esos temas, para ahondar en la complejidad psicológica del personaje de Vanessa.

LAS INTERPRETACIONES

La nota más destacada es la interpretación, con sobresalientes papeles por parte de Kim Higelin y de Jean-Paul Rouve, siendo unos roles bastante delicados. La gran caracterización de ambos, incluso de la madre, aporta mucha credibilidad a ese detallismo:

“Con Kim fue excepcional realmente, porque ya tenemos emociones comunes entre las dos, sentimos lo mismo. A veces te reconoces, te ves reflejada, como ves o como captas algo. Aquí había una fusión, hablamos muchísimo antes de empezar el rodaje, vivimos las emociones del guion. Con Jean-Paul se hicieron también muchísimas lecturas de guion, se hablo mucho del personaje, de todo lo que caracterizaba al verdadero Gabriel Matzneff: su relación con el cuerpo, con las palabras, su tono y cómo colocaba su voz. Decidí trabajar por separado con el uno y el otro, esa relación de poder la dejamos intacta para el plató, aunque quería que se conociesen lo bastante para sentirse en confianza y zambullirse dentro sin mecánica, porque era muy importante que Kim volviera a ese primer estado, volver a los trece años”.

Pero la mesa cojea

La dirección de Vanessa carece de una visión autoral si hablamos de la técnica, no contemplamos una ambición por contar la historia a través de una visión personal y potente, sino por un estilo cinematográfico ya visto en Francia. En consecuencia, no dudé en preguntarle a Vanessa Filho sobre el lenguaje de cámara tras escuchar en una entrevista que quería contar la historia desde el punto de vista de la protagonista:

“Para mi había algo primordial, transmitir las emociones en tiempo real, y luego, quería estar siempre desde la perspectiva de la protagonista. Con emociones me refiero a confusión, a su trayectoria psicológica y de la complejidad de esa trayectoria… que todo esto dirija todos los movimientos de la película, tanto el encuandre, como el sonido y la luz. Esas emociones, las suyas, son lo que quería captar, su confusión entre amor y sexualidad, y como también es su cuerpo y va a reaccionar bajo el poder de este hombre”.

Para resumir, Le Consentement no dejará indiferente a quien la vea, pero no por su técnica, sino por la trama mostrada, eso sí, un tanto desequilibrada y acelerada en cuanto van avanzando los minutos y el arco de la relación. Aun así, la directora tenía claro la intención de su segunda obra:

“Espero que la película se convierta en una prevención, que podamos permitir a víctimas reconocerse, y permitir a víctimas potenciales protegerse. Entender lo que significa el poder, el consentimiento”.

VERCINE ESTRENÓ EL CONSENTIMIENTO EN CINES EL PRÓXIMO 19 DE ABRIL 

Para más sobre cine os recomendamos nuestra sección dedicada 

No te pierdas en nuestro Instagram las últimas entrevistas y fotografías de los eventos que cubrimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *