• Mar. May 28th, 2024

Crossing: un drama social que enseña una realidad en vez de dar lecciones.

CROSSING es la nueva película del director sueco de ascendencia georgiana Levan Akin. Fue el filme de apertura de la Sección Panorama (donde fue galardonada con el Premio Teddy del Jurado al Mejor Elenco).

El trabajo de Akin explora la clase, el género y la sexualidad. Su obra incluye la película Solo nos queda bailar, aclamada por la crítica, que se estrenó en la Quincena de Realizadores de Cannes 2019 y fue seleccionada como candidata oficial de Suecia a los Premios Oscar.

CROSSING es su cuarto largometraje y está protagonizado por Mzia Arabuli, Lucas Kankava y Deniz Dumanlı.

SINOPSIS

Lia, una profesora jubilada, ha prometido encontrar a su sobrina Tekla, perdida hace mucho tiempo. Su búsqueda la lleva a Estambul, donde conoce a Evrim, un abogado que lucha por los derechos de las transexuales, y Tekla empieza a sentirse más cerca que nunca.

Un agradable descubrimiento

Crossing es la primera película que he visto del director sueco Levan Akin, con el cual tuve la suerte de compartir una amena entrevista que acompañará a esta crítica. En 2019, Akin empezó a llamar la atención del mundo del cine con And Then We Danced, ganadora de numerosos premios, entre ellos, premio del público en el Festival de Sevilla de cine europeo, mejor película en los Premios Guldbagge, mejor actor en el Festival de Sarajevo y en el Seminci, etc. Este 2024 aterriza su tercer largometraje, Crossing, nominado a premio del público en la sección panorama en el Festival de Berlín.

UN GUIÓN INTELIGENTE

Un movimiento muy inteligente desde el propio guion que lleva al espectador por otro camino, pensando que este personaje es la propia Tekla:

“Fue intencional ese cruce, quería que se encontrasen eventualmente, pero no quería que la película tratara sobre eso. Cuando ves la película, y ves a Evrim por primera vez, piensas directamente, ¿será Tekla? ¿Es ella con un nombre diferente?, esa era una herramienta para mantener al espectador activo. La gente piensa en cuándo se van a encontrar”.

Este tipo de recursos, como mantener la intriga sobre un personaje, en lo personal, me parece fascinante narrativamente hablando. Siempre me hace recordar a la enigmática figura del renegado coronel Kurtz en Apocalypse Now. No pretendo comparar el misticismo de ambos personajes, mi intención es dar a conocer que percibí esa sensación durante Crossing. La habilidad para alternar entre las tramas de manera fluida es otra herramienta admirable de la que echa mano el director y guionista Levan Akin. Estos detalles me dejan ansioso y con grandes expectativas sobre lo siguiente que nos traerá el director sueco.

EL PROCESO DE ESCRITURA

Retornando al guión, le pregunté sobre el proceso de escritura del mismo, porque ví en otras entrevistas que Akin tiene cierta conexión con las localizaciones en las que se narran los hechos:

Por lo general, tengo una idea y luego armo una especie de presentación para venderla”. Pero realmente lo que me interesaba era de donde procedía esa idea, así que hice hincapié en ella y me respondió:

“Escuché una historia sobre un abuelo en Georgia que apoyaba a su nieta transexual, y todo el mundo le preguntaba por qué la apoyaba. Porque es mi nieta, él decía. Pero ella estaba apartada del resto de su familia. Esto fue lo que me inspiró y luego tuve la idea de la película que quería hacer, pero luego, para solicitar fondos para escribir un guion, escribí la sinopsis y más información, y luego la película termina siendo algo totalmente diferente, pero eso es otra historia, ya sabes como funcionan estas cosas, tienes que apresurarte para juntar todo”.

Crossing - Película 2024 - SensaCine.com

TEMAS SOCIALES

Cuando tratas este tipo de temas sociales –o políticos–, me parece un acierto tratar de no dar lecciones al espectador, sino simplemente mostrarles una realidad para que simplemente sean ellos lo que se den cuenta del mundo en el que vivimos, a veces lleno de odio. El espectador no es tonto, ni quieren que le traten como tal, y eso Levan Akin lo sabe:

“No quiero dar lecciones, pienso que se adentra en varios temas que te pueden hacer pensar en diferentes cosas. Hablamos entre personas diferentes, cada uno con sus diferencias, y cada uno piensa algo distinto cuando la ve. Sentí esa reacción cuando proyectamos la película. Dependiendo del tipo de vida que has tenido, sacarás unas conclusiones u otras. Muchísimas mujeres mayores están respondiendo bien al personaje de Lia y a la película, Achi es otro personaje… No es que quiera hacer una película universal, pero los temas encajaban y hay otros de los que puedes sacar conclusiones personales. No quiero que se sienta didáctico”.

Y no lo sentí así, me pareció un drama sutil, que funciona con creces. La forma en la que Evrim es tratada es un ejemplo de ello.

LAS INTERPRETACIONES

Tanto Mzia Arabuli –Lia–, como Lucas Kankava –Achi–, demuestran un alto nivel interpretativo, pese a ser actores noveles o en pleno descubrimiento: “Me gustó trabajar con actores amateurs, en mi anterior película también había nuevas caras.

Tiene más complicación que trabajar con actores profesionales, porque éstos tienen diferentes herramientas y puedes dejarles hacer dos veces lo mismo, pero aquí tuvimos que trabajar de una forma diferente, pero debo decir que ambos fueron muy profesionales, siempre listos para dar más, me sorprendió.

No tengo preferencia en el tipo de actores, me fijo en quien encaja mejor y está interesado en el personaje”.

La complicidad se desarrolla y siente entre Lia y Achi, observando casi una relación materno filial, que la propia Lia niega al joven georgiano. Lo que es innegable es el protagonismo que tiene la vibrante y dinámica ciudad de Estambul, donde da lugar la búsqueda de Tekla, adentrándonos en la vida de personas trans e incluso viendo trasnochar a nuestro dueto, con entrañables escenas de baile. El ambiente nos afecta, así que para el director son muy importante los espacios y lugares que rodean a sus personajes.

AUTOR Y OBRA

A pesar de que una película tiene muchos mensajes, siempre me interesa saber qué quieren trasmitir realmente los autores con su obra:

“En mi vida personal me siento un poco pesimista respecto a todo. Siempre que hay una conversación, siempre pienso que todo se va a la mierda, no hay vuelta atrás. Así es como soy en la vida. Pero en mis películas soy más optimista, es como terapia para mí. Me recuerda a mí mismo y a los espectadores que hay seres humanos que son capaces de tanta bondad entre ellos, especialmente cuando nos conocemos así. Hay un gran número de personas siendo masacrada en el mundo, un número, pero ese número son personas, y ese tipo de cosas es lo que trato de contar con mis películas”.

Por último, le pregunté por el lenguaje de cámara. Nada más comenzar observamos un plano secuencia, cámara en mano, que hace presagiar un estilo parecido al falso documental, algo que creo que deja entrever el director:

“Quería que la cámara se sintiese como un espíritu flotando alrededor, mirando las situaciones, con sus propios ojos. Esta fue la intención básicamente”.

Para más sobre cine os recomendamos nuestra sección dedicada 

No te pierdas en nuestro Instagram las últimas entrevistas y fotografías de los eventos que cubrimos.

AVALON ESTRENARÁ CROSSING PRÓXIMAMENTE EN CINES 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *